Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Google+ Followers

Seguidores

Almas y más almas...

Cargando...

Raza de Bronce - de Alcides Arguedas - I (fragmento)


Raza de Bronce
LIBRO PRIMERO: EL VALLE
I (fragmento)

El rojo dominaba en el paisaje.

Fulgía el lago como un ascua a los reflejos del sol muriente, y, tintas en rosa, se destacaban las nevadas crestas de la cordillera por detrás de los cerros grises que enmarcan al Titicaca, poniendo blanco festón a su cima angulosa y resquebrajada, donde se deshacían los restos de nieve que recientes tormentas acumularon en sus oquedades.

De pie sobre un peñón enhiesto, en la última plataforma del monte, al socaire de los vientos, avizoraba la pastora los flancos abruptos del cerro, y su silueta se destacaba nítida sobre la claridad rojiza del crepúsculo, acusando los contornos armoniosos de su busto.

Era una india fuerte y esbelta. Caíale la oscura cabellera de reflejos azulinos en dos gruesas trenzas sobre las espaldas, y un sombrerillo pardo con cinta negra le protegía el rostro requemado por el frío y cortante aire de la sierra. Su saya de burda lana oscilaba al viento, que silbaba su eterna melopea en los pajonales crecidos entre las hiendas de las rocas, y era el solo ruido que acompañaba el largo balido de las ovejas.

Inquieta, escudriñaba la zagala.

No ha rato, al reunir su majada para conducirla al redil, había echado de ver que faltaba uno de sus carneros, y aunque no temía la voracidad de ninguna fiera ni la rapacidad de malhechores, recelaba que fuese incorporado a los hatos de la hacienda colindante, hechos a merodear en los flancos de la colina a orillas del lago o a la vera de los linderos marcados por hitos de adobes o pircas de rocalla, y ya harto conocía el ingrato rondar por entre gente agriada con pleitos, a cada instante suscitados por la posesión de ejidos que los terratenientes aún no habían deslindado.

La noche se echaba encima y pronto se haría difícil ordenar la marcha del rebaño. Al pensar en esto, dejó la zagala sus ovejas bajo el ojo vigilante de Leke, el lanudo y pequeño can, y se dirigió a las rocas que en gradiente coronaban la cima del cerro, cuyos flancos se bañan por un lado en la transparente linfa del lago, y del otro, se tienden con suave declive hacia la llanura, limitada a lo lejos por colinas chatas y altozanos y surcada en medio por la quiebra de un río.

Volvió a trepar a lo alto de una empinada roca, y desde esa atalaya tendió los ojos en torno.

El lago, desde esa altura, parecía una enorme brasa viva. En medio de la hoguera saltaban las islas como manchas negras, dibujando admirablemente los más pequeños detalles de sus contornos; y el estrecho de Tiquina, encajonado al fondo entre dos cerros que a esa distancia fingían muros de un negro azulado daba la impresión de un río de fuego viniendo a alimentar el ardiente caudal de la encendida linfa. La llanura, escueta de árboles, desnuda, alargábase negra y gris en su totalidad. Algunos sembríos de cebada, ya amarillentos por la madurez, ponían manchas de color sobre la nota triste y opaca de ese suelo casi estéril por el perenne frío de las alturas. Acá y allá, en las hondonadas, fulgían de rojo los charcos formados por las pasadas lluvias, como los restos de un colosal espejo roto en la llanura.

Un silencio de templo envolvía la extensión. Todo parecía recogerse ante la serenidad del crepúsculo, y diríase muerto el paisaje si de vez en cuando no se oyese a lo lejos el medroso sollozar de la quena de un pastor o el desapacible repiqueteo de los yaka-yakas, apostados ya al margen de sus nidos cavados en las dunas del río o en las quiebras de las rocas.

Raza de bronce (fragmento de novela), por: Alcides Arguedas
http://www.bibliotecasvirtuales.com/biblioteca/realismodelsigloxx/alcidesarguedas/RazadeBronce/LibroPrimero/ElValleI.asp
Imagen: http://www.biografiasyvidas.com/
Texto: monografias.com

I Certamen Internacional MundoPalabras de Microrrelatos


15 de noviembre de 2011

El portal literario www.mundopalabras.es , cuya finalidad es la promoción de autores, convoca el Primer Certamen Internacional MundoPalabras de Microrrelatos.
Podrán participar en el certamen todos los autores, de cualquier edad, nacionalidad y país de residencia, con obras escritas en castellano.
Las obras serán inéditas (incluido Internet) y no premiadas ni que estén pendientes de fallo en otro certamen.
Sólo se admitirá una obra por autor.
La longitud de los trabajos no excederá de las 100 palabras.
Mayor información: www.mundopalabras.es

Premios Gandalf 2011


30 de noviembre de 2011

La Sociedad Tolkien Española, fiel al cumplimiento de sus fines (indicados en el artículo 5 de sus Estatutos), por medio de su Comisión de Literatura, convoca los Premios Gandalf 2011.
Puede participar cualquier persona de cualquier nacionalidad, sea o no miembro de la Sociedad Tolkien Española, a no ser que forme parte del jurado de la presente edición.
Los relatos, escritos en castellano, deberán ser inéditos y estar coherentemente ambientados en la Tierra Media o cualquiera de los otros universos creados por J. R. R. Tolkien.
El jurado será, en último término, quien decida si cumplen este requisito, de acuerdo con la Base Undécima.
Los relatos contarán con una extensión máxima de 15.000 palabras.
Cada participante podrá enviar cuantos relatos desee bajo un mismo seudónimo, aunque sólo podrá optar a un premio. No se admitirán a concurso relatos ya presentados a anteriores ediciones de los Premios Gandalf.
Los textos deberán presentarse bajo seudónimo no reconocible y deberán ser enviados en un sobre sin el nombre del remitente. Se tendrá que remitir el relato impreso, acompañado de un CD-ROM con el relato en formato electrónico. Se aceptarán únicamente archivos en formato DOC o RTF. Los archivos podrán enviarse, opcionalmente, comprimidos en formato ZIP. En un sobre cerrado deberán adjuntarse los datos
personales del autor: nombre y apellidos, domicilio, teléfono y dirección de correo electrónico si se dispone de ella.
Alternativamente, se podrá optar por el envío mediante correo electrónico, bajo las condiciones especificadas en la Base Decimotercera.
La fecha límite de entrega de los trabajos será el 30 de noviembre de 2011. En el caso de los relatos enviados por correo postal, se tendrá en cuenta la fecha del matasellos, siempre que sean recibidos en un plazo de cinco días naturales tras la fecha anteriormente indicada.
El resultado se fallará en enero de 2012, por medios que serán anunciados previamente por canales similares a los usados por estas Bases, y será comunicado con la debida antelación a los ganadores.
Los premios serán los siguientes:• Primer premio, 150 euros, diploma acreditativo y una estatuilla de Gandalf;
• Segundo premio, 75 euros y diploma acreditativo; • Tercer premio, una suscripción gratuita a la Sociedad Tolkien Española durante un año y diploma acreditativo.
El jurado podrá declarar los premios desiertos.
La Sociedad Tolkien Española se reserva el derecho de publicar los relatos ganadores. Podrá, igualmente, publicar los relatos no premiados, solicitando siempre y en todo caso el consentimiento previo y por escrito del autor.
El Jurado estará formado por Graciela Lorenzo Tillard “Nesial”, Pilar Caldú Royo “Eithel Lindale”, Daniel Morera Schultes “Ylmir”, Mónica Sanz Rodríguez “Elanor Findûriel” y Ana Peris de Elena “Estelwen Ancálimë”, junto con los suplentes Sonia Morales Caballero “Altáriel” y Paula de Andrés Martínez “Erendis”, y se reserva el derecho a resolver cualquier situación no prevista en estas bases, siendo su decisión inapelable.
Los relatos deben enviarse a la siguiente dirección: 
PREMIOS GANDALF
Antonio Rodríguez 
C/ San Atilano 10, 2º
49003 Zamora (España)
Podrán enviarse igualmente a través de correo electrónico desde una dirección no identificativa, a la dirección
premiosgandalf@sociedadtolkien.org. El cuerpo del mensaje estará vacío y se incluirán los siguientes adjuntos (no se admiten otros formatos):
• “seudónimo”-“título del relato”.DOC/RTF/ZIP
• “seudónimo”-datos.DOC/RTF/ZIP
Ejemplo:
• Relato aislado: Celebrinnir-De la Pena en los Caminos.rtf
• Relato (de varios):
Celebrinnir-01.rtf (01 o número que proceda).
• Datos: Celebrinnir-datos.rtf

Por cada uno de los relatos recibidos por correo electrónico, se enviará acuse de recibo a la dirección desde la que fueron enviados en un plazo máximo de una semana.
A esa misma dirección de correo electrónico, premiosgandalf@sociedadtolkien.org , podrán enviarse dudas relacionadas con el funcionamiento de este concurso. En ese caso, deberá especificarse en el asunto del mensaje de la siguiente forma: “Gandalf: Duda”.
La participación en el concurso implica la aceptación de todas estas bases.
Mayor información: 


II Premio de Creación Literaria Villa del Libro‏

30 de noviembre de 2011

Este Premio se convoca anualmente y de manera alterna en las modalidades de Novela y de Poesía y se concederá de acuerdo con las siguientes BASES:
Podrán participar en este concurso poetas de cualquier nacionalidad, que presenten poemarios originales e inéditos. Quedan excluidas las obras de aquellos que hubiesen fallecido antes de anunciarse esta convocatoria.
Se otorgará un único premio, de quince mil euros (15.000 euros) sujeto a la legislación fiscal vigente, al poemario que por unanimidad o en su defecto por mayoría de votos del Jurado, se considere con mayores merecimientos.
El concurso no podrá ser declarado desierto ni distribuirse el premio entre dos o más concursantes.
La admisión de originales finalizará el 30 de noviembre del año dos mil once.

Mayor información: 
Telf.: +34 983 427 100
Fax: + 34 983 267 919
---
Conoce los servicios de Letralia para los escritores de habla hispana:
http://www.letralia.com/servicios/profesionales.htm

XV Bienal de Poesía “Premio Copé Internacional 2011”


Cierre de recepción:
16 de diciembre de 2011

Podrán participar todos los peruanos y extranjeros, sin distinción ­excepto los ganadores del Premio Copé Oro de las bienales anteriores de Poesía­, siempre que las obras sean escritas en español y se envíen en este idioma. Asimismo, solo participarán obras que no se hayan presentado con anterioridad a otro premio o concurso nacional o internacional cuyo fallo esté pendiente.
El tema, metro y rima serán libres.
Los poemas deberán conformar un poemario inédito ­no se considerará inédita la obra que haya sido publicada aun parcialmente por cualquier medio.

Mayor información: www.petroperu.com.pe
(clic en el enlace “Premio Copé Internacional”)

Carmen Julià - breve biografía


Carmen Julià (Mataró, 1965). 
Llicenciada en Filologia Catalana l’any 1988. 
Professora de Llengua i Literatura Catalana als Salesians de Mataró, des del 1989. 
Escriu el recull de contes “Set Paranoies” (1997), amb el qual queda finalista al Premi Pere Calders, i les novel·les “Mentre pugen els brioixos” (2000), “No hi ha meló sense taca” (2004) amb la qual obté el premi de narrativa Goleta i Bergantí del Masnou, i “No hi ha somnis impossibles”, publicada per l’editorial El Toll (2010). 
En “La Lluna en un Cove” ha col·laborat amb els relats “Depil-tot” (núm. 14), “Llimacs” (núm. 16, Especial Elles), “Una pèrdua guanyada” (núm. 20), “Nadal, iogurts i arbres” (núm. 23), i "Invisible" (núm. 32).


Oda V de la Primavera - de Juan Meléndez Valdés

ODA V
DE LA PRIMAVERA

La blanda primavera
derramando aparece
sus tesoros y galas
por prados y vergeles.

Despejado ya el cielo
de nubes inclementes,
con luz cándida y pura
ríe a la tierra alegre.

El alba de azucenas
y de rosa las sienes
se presenta ceñidas,
sin que el cierzo las hiele.

De esplendores más rico
descuella por oriente
en triunfo el sol y a darle
la vida al mundo vuelve.

Medrosos de sus rayos
los vientos enmudecen,
y el vago cefirillo
bullendo les sucede,

el céfiro, de aromas
empapado, que mueven
en la nariz y el seno
mil llamas y deleites.

Con su aliento en la sierra
derretidas las nieves,
en sonoros arroyos
salpicando descienden.

De hoja el árbol se viste,
las laderas de verde,
y en las vegas de flores
ves un rico tapete.

Revolantes las aves
por el aura enloquecen,
regalando el oído
con sus dulces motetes;

y en los tiros sabrosos
con que el Ciego las hiere
suspirando delicias,
por el bosque se pierden,

mientras que en la pradera
dóciles a sus leyes
pastores y zagalas
festivas danzas tejen

y los tiernos cantares
y requiebros ardientes
y miradas y juegos
más y más los encienden.

Y nosotros, amigos,
cuando todos los seres
de tan rígido invierno
desquitarse parecen,

¿en silencio y en ocio
dejaremos perderse
estos días que el tiempo
liberal nos concede?

Una vez que en sus alas
el fugaz se los lleve,
¿podrá nadie arrancarlos
de la nada en que mueren?

Un instante, una sombra
que al mirar desparece,
nuestra mísera vida
para el júbilo tiene.

Ea, pues, a las copas,
y en un grato banquete
celebremos la vuelta
del abril floreciente.

Juan Meléndez Valdés
http://www.poesi.as/jmvo05.htm

Noris Roberts nos envía su más reciente poema


Hola, soy Noris Roberts, poeta de Venezuela.
En el día Universal de la Paz te hago llegar mi último poema‏

Nuevo trabajo de literatura infantil de Betina Grosman


En el Centro Cultural Melipal, se acaba de presentar el libro “El Monito del Lago Futalaufquen y otros cuentos de la Patagonia". Se trata de un nuevo trabajo de literatura infantil de Betina Grosman, quien es conocida en Chubut por desempeñarse también como secretaria electoral del Juzgado Federal.

El libro de Grosman reúne diez cuentos en los cuales los protagonistas son animales de la fauna patagónica.

“Cuando escribo me pongo en el lugar del personaje. Cuento la historia desde el punto de vista de ellos”, comentó la autora.

La conocida escritora patagónica Cecilia Galnzmann escribió acera de la obra de Grosman:
"Los cuentos de este libro nos invitan a leer, a escuchar a los animales y a la Madre Naturaleza, a los silfos- esos seres elementales del aire- a convivir con los gnomos. Intervienen personajes humanos, niños y adultos. Los lugares, los árboles, los volcanes, las flores, los ríos, hasta una gota de agua, todo... son de nuestra Patagonia".

Betina Grosman es abogada y trabaja como tal pero confiesa que es feliz en el camino de la literatura y en el que la conecta con las estrellas desde niña hasta hoy. Y con esto… Betina hace y da mucho a los demás.

Editado en los Talleres Gráficos de la Biblioteca popular “Agustín Álvarez de Trelew” con diseño de tapa e interior de Leonardo Rago, el nuevo trabajo de Grosman cuenta con ilustraciones de Manuel, Ornella y Sarita. El dibujo de la tapa corresponde a Manuel Urtizberea.

La presentación del libro, se realizó con el auspicio del Programa Esquel Literario, de la Subsecretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Esquel.

RAL M - Revue d'Art et de littérature musique Nº 75

SEPTEMBRE 2011
Les narrateurs du chasseur abstrait

Dans le roman comme au cinéma, il faut distinguer le roman de genre du roman d'auteur (parallèlement au cinéma de genre et au cinéma d'auteur).
- Le roman de genre s'inscrit clairement dans le commercial représenté par la librairie.
- Le roman d'auteur n'a pas d'autres buts que lui-même. Deux cas éclatant sont les travaux évolutifs accomplis par Margo Ohayon et Pascal Leray.

Notons qu'il existe aussi des romans de l'entre deux eaux qui fluctuent entre les genres et l'autorat. Choix délibéré ou hésitation, au lecteur d'en juger.
www.ral-m.com

Mensaje y poemas de José Manuel Sánchez

Calle Montera
en un poema de José Manuel Sánchez

Muy buenas, mi nombre es José Manuel Sánchez, soy un escritor desde hace varios años. Os he conocido a traves de una amistad... pues me ha aconsejado que apostáis fuertemente por la poesia, lo cual es de agradecer...
He leído atentamente los contenidos que tenéis en vuestra página web... y me ha parecido muy interesante la apuesta que hacéis por el autor.
Soy un escritor que trata en todo momento de plasmar en un simple papel... palabras a la medida de mis deseos. Hace unos meses tuve la oportunidad de publicar mi primer poemario... por cierto con una acogida totalmente inesperada por mi parte... vendí más de 300 ejemplares.
Debo comentaros que siempre escribí en la sombra... ni siquiera gente de mi más íntimo entorno sabía de esta afición mía...fue apenas hace un año cuando dedicí sacar a la luz mis modestos versos.
En este tiempo debo reseñar que he tenido la gran suerte de ganar algunos premios de poesía... aunque el más importante fue ganar el 1º premio del "VI premio Internacional Vicente Martín" en Torrejón de la Cazada (Madrid).
Permitidme mandaros algunos de los poemas... para que valoréis y con ello...agradecería que me diéseis una opinión.
José Manuel Sánchez
--
CALLE MONTERA

Érase una vez una puta en montera
y una desaparecida cartera...

salón agridulce,
desbaratado paparajote,
acuarela aún por definir,
indolente pajote...
dícese un pos-bingo,
líneas con renglones torcidos
exentos de dioses,
náufragos en el absorbente limbo.

Cortesana vampiresa preguntando:
¿Vamos?... ¿A dónde? - dije
¿Al museo de ciencias privativas?....

Pérfidos versos Sabinianos
la antesala, el albar de lo prohibido,
robado a lo más íntimo en las etapas
pirenaicas en fase de pre-folladas,
bolsos que demandan impaciencias,
la escasez,
su vergüenza...
la carrera de su media atracada
en la lycra de aquel huérfano tanga.

Calle Montera desmontada,
alborotada,
despepitada...
nidos de juglares,
masajes gratis en ignómicas
lumbares.

Respiro y a la vez se anida
en mi imaginación:

la onomatopeya hostia de la chica
con sabor a fresa al anciano
al confundirse preguntándola
¿cuánto cobras?....
Al caminar una y otra vez reparo
en dicha situación....
pues el destino me esquiva
negándome malévolo culebrón....

¿qué ocurrió?....
¿me perdí la cita con su moratón ?
---
ESCAPISMO... AMÉN

Estamos drogados, hipnotizados,sedados...
ante esta dictadura ignómica.
Que bien vivimos, nos dejan elegir
entre comprar en el Corte Inglés o Sprinfield
¡¡¡ y como premio... un vale de descuento!!!
ESCAPISMO...AMÉN.
Nos venden hipócritas buenas formas.
-¡¡no hagas esto o aquello, cállate no te metas
en lios, piensa en lo que tienes!!!
ESCAPISMO, AMÉN.
Qué modernos somos,
porque somos competitivos.
Qué bien vamos porque estamos
por debajo de la media Europea en materia
de desempleo- dice el muy mediocre.
ESCAPISMO, AMÉN.
¡¡¡Eres un fracasado y un vago porque cobras
la prestación!!!...-yo nunca estuve en el paro.
-dice el otro luciendo su orgullo.
Ellos quieren pueblos culpables sin culpa
y redimidos ante el magisterio de su
"ajustada justicia".
Ellos desean gentes donde toda inquietud
sea intimidades de alcoba de aquel
titiritero televisivo.
ESCAPISMO, AMÉN.
Ellos anhelan gobernar patrias resignadas
donde el patrimonio y el lucro tape
humanidades y reflexiones.
¿Pátrias?...¿Por que no Mátrias?
ESCAPISMO, AMÉN.
hay que votar al de la gaviota azul,
porque los inversores moverán
capitales por doquier,
los mercados se dinamizarán,
y la banca te prestará la luna,
para que le agradezcas tu realidad virtual.
ESCAPISMO, AMÉN.
¡¡¡ven... ven a votarme para gobernarte
y hacer de tu futuro una hipoteca!!!
que para eso te he vendido libertad
adornada en aliños de dulces palabras
que tú deseas escuchar!!!
ESCAPISMO, AMÉN.
No te manifiestes, no te rebeles,
compárate con la situación en África...
nosotros pertenecemos al primer mundo
y eso nos hace mejores.
Nuestro consuelo siempre se halla
en las desgracias del vecino.
ESCAPISMO, AMÉN.
Para evitar lo que no molesta,
promovamos una obra que sea nuestra.
Rebeldía... sabia palabra
sin origen altisonante,
rebeldía es libertad,
rebeldía es criterio,
rebeldía es humanidad,
rebeldía es remedio.
ESCAPISMO, AMÉN.
Jamás aceptaré lo que me impongan.
Galileo, Kepler, Eratósteles,
Da Vinci, Hipatia, Akhenaton.
Sus respectivas rebeldías contribuyeron
a que nuestro prisma sea menos limitado.
---

DÍAS OSCUROS; NOCHES LÚCIDAS

Trasnochando en los frívolos y oscuros días, me desayuno un viaje
en tren aburguesado,
ferozmente ensamblado,
plenamente pisoteado.

En tierra baldía de paraje disecado
existen alcobas desérticas
siniestramente embaucadas.

Resolviendo la raíz cuadrada
de los gestos mañaneros
del pasajero en Tribunal,
del comerciante en Preciados,
o el viandante en Fuencarral...
dan ganas de vomitar,
provocan náuseas grises
me descorazona el corazón
de azufre.... nada dulce...

Al encomendarme al supremo Amón
que prometen gélidos amaneceres,
me topo con sombras humanas
que divagan y ocupan
obsoletos espacios.

Al día convergen infinitos gestos fríos,
despechados hipócritas,
domésticos diplomáticos,
insensibles y perversos...
cercenan tristes alicatados
con formas de presos.

En la noche rodean por tejados
de auténtica autenticidad
extensas calles de frescura
e imprevistos....
acrecentan humos de cercanía
con forma de barra de bar,
nidos de esperanzas embarazadas
alumbran vertiginosas metamorfosis.

Problemas matinalmente laborables
que se enquistan en trenes vacíos,
se suelen resolver entre andenes
de alcohol y ruido.
Con la noche engalanada se vislumbran
duendes cómplices,

con la gente arreglada existen panales de rica miel a sí mismo.
pasadas las cinco residen eróticas
deidades que esquivan
pusilánimes abismos.
---

E-books versus libros en España


Una nota de Delfina Acosta
desde Asunción del Paraguay

En esta entrevista con el valenciano Rafael Soler, ingeniero, sociólogo, profesor en la Universidad Politécnica de Madrid, uno de los escritores más seguidos y celebrados en los años ochenta, y poeta de los mejores, el lector tendrá acceso a la situación de los libros en papel y el acentuado avance de la literatura de Internet. Crisis monetaria de por medio, la patria de Cervantes sigue estoica, no obstante, en el plano cultural. ¡Ojalá el Paraguay genere más educación y cultura, que tanta falta hace a los jóvenes estudiantes!

-¿Cómo está la venta de los libros en España?
-Se notan, y mucho, las dificultades económicas por las que pasan los lectores. Claro que se siguen vendiendo libros, pero no como antes. Por otra parte, el e-book empieza ya a tomar posiciones de forma progresiva, y todo hace pensar que imparable también. Compras más selectivas se reflejan en una caída del volumen de ventas, y en el cierre de librerías, situación que alcanza ya a las más emblemáticas.

-¿Influye la crisis económica, y cuánto, en la edición de materiales literarios?
-De forma un tanto inexplicable, en este país se sigue publicando mucho, muchísimo, autoediciones incluidas, con tiradas mínimas (500 ejemplares para una novela, por ejemplo) que permiten tantear el mercado. Están saliendo en estos tres últimos años nuevas editoriales con pocos gastos fijos y mucha ambición empresarial, que buscan alianzas para hacerse visibles en el mercado. Consecuencia inmediata de la crisis es la apuesta de las editoriales grandes por valores “seguros” desde el punto de vista comercial, que no así literario: novela policíaca a la estela de Stieg Larsson, por ejemplo, y todas las imaginables variaciones posibles de la mal llamada “novela histórica”, una epidemia que asuela los mostradores de novedades en todas las librerías. Para muestra, un botón: el premio Nadal — ¡el premio Nadal!— ha suprimido la publicación de la novela finalista.

-¿Qué leen en las universidades los estudiantes?
-De todo. El universitario español es curioso, inquieto y con ganas de “crecer bien”: buenos libros, buenas películas —hasta teatro cuando pueden permitírselo. Más lectoras que lectores (fenómeno que se da en otras edades y condiciones sociales), y preferencia por best sellers (Julia Navarro, Javier Serra, María Dueñas, Javier Marías, Albert Espinosa). Pocos, muy pocos lectores de clásicos y novelas de culto, aunque también.

-¿La literatura latinoamericana despierta interés?
-Absolutamente sí. Es un fenómeno heredado, con hitos actuales como el Nobel a Vargas Llosa, y la irrupción de nuevos talentos. Lluvia fina, que no parece agotarse.

-¿Cuáles son los autores latinoamericanos más leídos o consultados?
-Sin miedo a equivocarme, Vargas Llosa e Isabel Allende están en el equipo de cabeza. Pero hay muchos más, con permiso de los intocables Cortázar y Gabo, que siempre están ahí: Roberto Bolaño, creciendo, Horacio Vázquez Rial, el incombustible Luis Sepúlveda, Jodorowsky, Benedetti.

11 de Septiembre de 2011

El antropófago - de Pablo Palacio


Allí está, en la Penitenciaria, asomando por entre las rejas su cabeza grande y oscilante, el antropófago.Todos lo conocen. Las gentes caen allí como llovidas por ver al antropófago. Dicen que en estos tiempos es un fenómeno. Le tienen recelo. Van de tres en tres, por lo menos, armados de cuchillas, y cuando divisan su cabeza grande se quedan temblando, estremeciéndose al sentir el imaginario mordisco que les hace poner carne de gallina. Después le van teniendo confianza; los más valientes han llegado hasta provocarle, introduciendo por un instante un dedo tembloroso por entre los hierros. Así repetidas veces como se hace con las aves enjauladas que dan picotazos.

Todos lo conocen. Las gentes caen allí como llovidas por ver al antropófago. Dicen que en estos tiempos es un fenómeno. Le tienen recelo. Van de tres en tres, por lo menos, armados de cuchillas, y cuando divisan su cabeza grande se quedan temblando, estremeciéndose al sentir el imaginario mordisco que les hace poner carne de gallina. Después le van teniendo confianza; los más valientes han llegado hasta provocarle, introduciendo por un instante un dedo tembloroso por entre los hierros. Así repetidas veces como se hace con las aves enjauladas que dan picotazos.

Pero el antropófago se está quieto, mirando con sus ojos vacíos. Algunos creen que se ha vuelto un perfecto idiota; que aquello fue sólo un momento de locura. Pero no les oiga; tenga mucho cuidado frente al antropófago: estará esperando un momento oportuno para saltar contra un curioso y arrebatarle la nariz de una sola dentellada. Medite Ud. en la figura que haría si el antropófago se almorzara su nariz. ¡Ya lo veo con su aspecto de calavera! ¡Ya lo veo con su miserable cara de lázaro, de sifilítico o de canceroso! ¡Con el unguis asomando por entre la mucosa amoratada! ¡Con los pliegues de la boca hondos, cerrados como un ángulo!

Va Ud. a dar un magnífico espectáculo. Vea que hasta los mismos carceleros, hombres siniestros, le tienen miedo.La comida se la arrojan desde lejos. El antropófago se inclina, husmea, escoge la carne -que se la dan cruda-, y la masca sabrosamente, lleno de placer, mientras la sanguaza le chorrea por los labios.

Al principio le prescribieron dieta: legumbres y nada más que legumbres; pero había sido de ver la gresca armada. Los vigilantes creyeron que iba a romper los hierros y comérselos a toditos. ¡Y se lo merecían los muy crueles! ¡Ponérseles en la cabeza el martirizar de tal manera a un hombre habituado a servirse de viandas sabrosas! No, esto no le cabe a nadie. Carne habían de darle, sin remedio, y cruda. ¿No ha comido usted alguna vez carne cruda? ¿Por qué no ensaya? Pero no, que pudiera habituarse, y esto no estaría bien. No estaría bien porque los periódicos, cuando usted menos lo piense, le van a llamar fiera, y no teniendo nada de fiera, molesta.No comprenderían los pobres que el suyo sería un placer como cualquier otro; como comer la fruta en el mismo árbol, alargando los labios y mordiendo hasta que la miel corra por la barba.

Pero ¡qué cosas! No creáis en la sinceridad de mis disquisiciones. No quiero que nadie se forme de mí un mal concepto; de mí, una persona tan inofensiva. Lo del antropófago sí es cierto, inevitablemente cierto. El lunes último estuvimos a verlo los estudiantes de Criminología. Lo tienen encerrado en una jaula como de guardar fieras.¡Y qué cara de tipo! Bien me lo he dicho siempre: no hay como los pícaros para disfrazar lo que son.Los estudiantes reíamos de buena gana y nos acercamos mucho para mirarlo. Creo que ni yo ni ellos lo olvidaremos. Estábamos admirados, y ¡cómo gozábamos almismo tiempo de su aspecto casi infantil y del fracaso completo de las doctrinas denuestro profesor!

-Véanlo, véanlo como parece un niño -dijo uno.
-Sí, un niño visto con una lente.
-Ha de tener las piernas llenas de roscas.
-Y deberán ponerle talco en las axilas para evitar las escaldaduras.
-Y lo bañarán con jabón de Reuter.
- Ha de vomitar blanco.
-Y ha de oler a senos.

Así se burlaban los infames de aquel pobre hombre que miraba vagamente y cuya gran cabeza oscilaba como una aguja imantada.Yo le tenía compasión. A la verdad, la culpa no era de él. ¡Qué culpa va a tener un antropófago! Menos si es hijo de un carnicero y una comadrona, como quien dice del escultor Sofronisco y de la partera Fenareta.

Eso de ser antropófago es como ser fumador, o pederasta, o sabio. Pero los jueces le van a condenar irremediablemente, sin hacerse estas consideraciones. Van a castigar una inclinación naturalísima: esto me rebela. Yo no quiero que se proceda de ninguna manera en mengua de la justicia. Por esto quiero dejar aquí constancia, en unas pocas líneas, de mi adhesión al antropófago.

Y creo que sostengo una causa justa. Me refiero a la irresponsabilidad que existe de parte de un ciudadano cualquiera, al dar satisfacción a un deseo que desequilibra atormentadoramente su organismo. Hay que olvidar por completo toda palabra hiriente que yo haya escrito en contra de ese pobre irresponsable. Yo, arrepentido, le pido perdón.Sí, sí, creo sinceramente que el antropófago está en lo justo; que no hay razón para que los jueces, representantes de la vindicta pública...

Pero qué trance tan duro... Bueno... lo que voy a hacer es referir con sencillez lo ocurrido... No quiero que ningún malintencionado diga después que soy yo pariente de mi defendido, como ya me lo dijo un Comisario a propósito de aquel asunto de Octavio Ramírez.

Así sucedió la cosa, con antecedentes y todo: En un pequeño pueblo del Sur, hace más o menos treinta años, contrajeron matrimonio dos conocidos habitantes de la localidad: Nicanor Tiberio, dado al oficio de matarife, y Dolores Orellana, comadrona y abacera. A los once meses justos de casados les nació un muchacho, Nico, el pequeño Nico, que después se hizo grande y ha dado tanto que hacer. La señora de Tiberio tenía razones indiscutibles para creer que el niño era oncemesino, cosa rara y de peligros. De peligros porque quien se nutre por tanto tiempo de sustancias humanas es lógico que sienta más tarde la necesidad de ellas.

Yo desearía que los lectores fijen bien su atención en este detalle, que es a mi ver justificativo para Nico Tiberio y para mí, que he tomado cartas en el asunto.

Bien. La primera lucha que suscitó el chico en el seno del matrimonio fue a los cinco años, cuando ya vagabundeaba y comenzó a tomársele en serio. Era a propósito de la profesión. Una divergencia tan vulgar y usual entre los padres, que casi, al parecer, no vale la pena darle ningún valor. Sin embargo, para mí lo tiene.

Nicanor quería que el muchacho fuera carnicero, como él. Dolores opinaba que debía seguir una carrera honrosa, la Medicina. Decía que Nico era inteligente y que no había que desperdiciarlo. Alegaba con lo de las aspiraciones -las mujeres son especialistas en lo de las aspiraciones. Discutieron el asunto tan acremente y tan largo que a los diez años no lo resolvían todavía. El uno: que carnicero ha de ser; la otra: que ha de llegar a médico.

A los diez años Nico tenía el mismo aspecto de un niño; aspecto que creo olvidé de describir. Tenía el pobre muchacho una carne tan suave que le daba ternura a su madre; carne de pan mojado en leche, como que había pasado tanto tiempo curtiéndose en las entrañas de Dolores. Pero pasa que el infeliz había tomádole serias aficiones a la carne. Tan serias que ya no hubo que discutir: era un excelente carnicero. Vendía y despostaba que era de admirarlo.

Dolores, despechada, murió el 15 de mayo de l906 (¿Será también este un dato esencial?). Tiberio, Nicanor Tiberio, creyó conveniente emborracharse seis días seguidos y el séptimo, que en rigor era de descanso, descansó eternamente. (Uf, esta va resultando tragedia de cepa).Tenemos, pues, al pequeño Nico en absoluta libertad para vivir a su manera, sólo a la edad de diez años.

Aquí hay un lago en la vida de nuestro hombre. Por más que he hecho, no he podido recoger los datos suficientes para reconstruirla. Parece, sin embargo, que no sucedió en ella circunstancia alguna capaz de llamar la atención de sus compatriotas. Una que otra aventurilla y nada más.

Lo que se sabe a punto fijo es que se casó, a los veinticinco, con una muchacha de regulares proporciones y medio simpática. Vivieron más o menos bien. A los dos años les nació un hijo, Nico, de nuevo Nico. De este niño se dice que creció tanto en saber y en virtudes, que a los tres años, por esta época, leía, escribía, y era un tipo correcto: uno de esos niños seriotes y pálidos en cuyas caras aparece congelado el espanto.

La señora de Nico Tiberio (del padre, no vaya a creerse que del niño) le había echado ya el ojo a la abogacía, carrera magnífica para el chiquitín. Y algunas veces había intentado decírselo a su marido. Pero éste no daba oídos, refunfuñando. ¡Esas mujeres que andan siempre metidas en lo que no les importa! Bueno, esto no le interesa a Ud.; sigamos con la historia:

La noche del 23 de marzo, Nico Tiberio, que vino a establecerse en la Capital tres años atrás con la mujer y el pequeño -dato que he olvidado de referir a su tiempo se quedó hasta bien tarde en un figón de San Roque, bebiendo y charlando. Estaba con Daniel Cruz y Juan Albán, personas bastante conocidas que prestaron, con oportunidad, sus declaraciones ante el Juez competente. Según ellos, el tantas veces nombrado Nico Tiberio no dio manifestaciones extraordinarias que pudieran hacer luz en su decisión. Se habló de mujeres y de platos sabrosos. Se jugó un poco a los dados. Cerca de la una de la mañana, cada cual la tomó por su lado. (Hasta aquí las declaraciones de los amigos del criminal. Después viene su confesión, hecha impúdicamente para el público).

Al encontrarse solo, sin saber cómo ni por qué, un penetrante olor a carne fresca empezó a obsesionarlo. El alcohol le calentaba el cuerpo y el recuerdo de la conversación le producía abundante saliveo. A pesar de lo primero, estaba en sus cabales. Según él, no llegó a precisar sus sensaciones. Sin embargo, aparece bien claro lo siguiente:Al principio le atacó un irresistible deseo de mujer. Después le dieron ganas de comer algo bien sazonado; pero duro, cosa de dar trabajo a las mandíbulas. Luego le agitaron temblores sádicos: pensaba en una rabiosa cópula, entre lamentos, sangre y heridas abiertas a cuchilladas.Se me figura que andaría tambaleando, congestionado.

A un tipo que encontró en el camino casi le asalta a puñetazos, sin haber motivo.A su casa llegó furioso. Abrió la puerta de una patada. Su pobre mujercita despertó con sobresalto y se sentó en la cama. Después de encender la luz se quedó mirándolo temblorosa, como presintiendo algo en sus ojos colorados y saltones.

Extrañada, le preguntó:
-¿Pero qué te pasa, hombre?

Y él, mucho más borracho de lo que debía estar, gritó:
-Nada, animal; ¿a ti qué te importa? ¡A echarse!

Mas, en vez de hacerlo, se levantó del lecho y fue a pararse en medio de la pieza.¿Quién sabía qué le irían a mentir a ese bruto?La señora de Nico Tiberio, Natalia, es morena y delgada. Salido del amplio escote de la camisa de dormir, le colgaba un seno duro y grande.Tiberio, abrazándola furiosamente, se lo mordió con fuerza. Natalia lanzó un grito.

Nico Tiberio, pasándose la lengua por los labios, advirtió que nunca había probado manjar tan sabroso. ¡Pero no haber reparado nunca en eso! ¡Qué estúpido! ¡Tenía que dejar a sus amigotes con la boca abierta! Estaba como loco, sin saber lo que le pasaba y con un justificable deseo de seguir mordiendo.

Por fortuna suya oyó los lamentos del chiquitín, de su hijo, que se frotaba los ojos con las manos. Se abalanzó gozoso sobre él; lo levantó en sus brazos, y, abriendo mucho la boca, empezó a morderle la cara, arrancándole regulares trozos a cada dentellada, riendo, bufando, entusiasmándose cada vez más. El niño se esquivaba y él se lo comía por el lado más cercano, sin dignarse escoger. Los cartílagos sonaban dulcemente entre los molares del padre. Se chupaba los dientes y lamía los labios. ¡El placer que debió sentir Nico Tiberio!

Y como no hay en la vida cosa cabal, vinieron los vecinos a arrancarle de su abstraído entretenimiento. Le dieron de garrotazos, con una crueldad sin límites; le ataron, cuando le vieron tendido y sin conocimiento; le entregaron a la Policía... ¡Ahora se vengarán de él! Pero Tiberio (hijo), se quedó sin nariz, sin orejas, sin una ceja, sin una mejilla.Así, con su sangriento y descabado aspecto, parecía llevar en la cara todas las ulceraciones de un Hospital. Si yo creyera a los imbéciles tendría que decir: Tiberio (padre) es como quien se come lo que crea.

Pablo Palacio.

Los libros de Daniel Galatro

Los libros de Daniel Galatro
en Lulu.com

Trabaja con dinero mail en tu Blog

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail

TodoAr

artelista

Arte en internet
Arte en internet

Bloxdir

Directorio de blogs

El Aleph

Blogalaxia

Technorati

Add to Technorati Favorites

El Blog del Poeta

El Blog del Poeta
Crónica del viento