Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Google+ Followers

Seguidores

Almas y más almas...

Cargando...

Gabo según Caia Martínez de León


APL) “Macondo es Latinoamérica, donde hay soledad y fluye la magia. Y eso siempre lo supo el Gabo, amigo entrañable de la Revolución cubana y enemigo de las dictaduras de los años ’70.

Lenin y los Beatles son las dos cosas más importantes que ocurrieron en el siglo XX, dijo. Y claro, hay que agregarle a esas dos cosas su propio nombre. 

Cien años de soledad fue traducido prácticamente a todos los idiomas y el Gabo contaba de un japonés que lo leyó en su idioma y le dijo que le pareció la historia de su familia que vivía en un pueblito de Japón; y una alemana le escribió diciéndole que sentía que había espiado la historia de su familia en Alemania. Sucede que las pasiones y las angustias se parecen en todas partes del mundo, y todos somos Macondo”. 

Así lo afirma Caía Martínez de León, en este primer artículo sobre Gabriel García Márquez, escritor traducido a decenas de lenguas y creador del realismo mágico, quien murió en México, ayer, a los 87 años. Caia es escritora y periodista de cultura. Cantante. Investigadora y apasionada coleccionista sobre García Márquez. Posee de uno de los archivos más importantes y antiguos en papel sobre el autor, consultado y considerado por muchos especialistas como reliquias periodísticas. Estaba terminando una biografía de curiosidades sobre el Gabo cuando le llegó la trágica noticia.

"Yo carezco por completo de imaginación, cuento lo que veo y construyo mis libros a partir de la observación de la realidad y después la adorno poéticamente, con una serie de trucos de construcción que podrían ser trucos de carpintería, pero de ninguna manera se separan de la realidad”, indicó Gabo.

Y ahí convive el partido Liberal con los pescaditos de oro y las mariposas amarillas. La soledad de Úrsula con la mortaja de Amaranta, y la belleza de Remedios con la guerra, la dureza y la ternura del coronel.

“Los intelectuales me comparan con escritores que ni siquiera he leído”, decía. Él, que en un acto solemne cuando estaba escribiendo Cien años de soledad, bajó a ver a Mercedes, su esposa, que estaba en la cocina y con el rostro blancuzco y lleno de aflicción le dio la noticia más terrible: Ha muerto el coronel Aureliano Buendía.

Sólo él podía conseguir que al día siguiente de su primera edición, en el colectivo 64 éramos 7 los pasajeros que leíamos “El amor en los tiempos del cólera”. Eso lograba el Gabo.
“Los yanquis y los europeos que no entienden nada, creen que somos máquinas puramente imaginativas. Si ellos vivieran como vivimos aquí sería otra cosa”.

Las pertinaces lluvias y los calores sofocantes de Macondo se encuentran en los pueblitos de todo el continente, es que la magia habita entre nosotros y el Gabo lo sabía y lo contaba en sus páginas.

Al preguntarle por su recuerdo más bello él respondió: una niña de mi edad, unos ocho años, con un lazo enorme en la cabeza y unos ojos muy grandes que me dijo adiós desde la ventana de un tren fugitivo… Ese era el Gabo, un anti intelectual puro como el mismo decía, amante de los boleros del Caribe a los que definía como la mejor música.

Adorador del cine, tanto que llegó a amarlo más que a la literatura.
Amigo personal de Fidel Castro, con el que siempre hablaban de mujeres y de comida.

En cada discurso de agradecimiento por sus premios (Premio Nobel en 1982, Legión de Honor, la Gran Orden del Águila Azteca entre otros) siempre mencionó los problemas primordiales de América latina. Y reafirmó su grandeza cuando dijo: Nunca, en ninguna circunstancia he olvidado que en la verdad de mi alma, no soy nadie más, ni seré nadie más que uno de los dieciséis hijos del telegrafista de Aracataca.

---

Los libros de Daniel Galatro

Los libros de Daniel Galatro
en Lulu.com

Trabaja con dinero mail en tu Blog

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail

TodoAr

artelista

Arte en internet
Arte en internet

Bloxdir

Directorio de blogs

El Aleph

Blogalaxia

Technorati

Add to Technorati Favorites

El Blog del Poeta

El Blog del Poeta
Crónica del viento