Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Google+ Followers

Seguidores

Almas y más almas...

Cargando...

Sor Juana Inés de la Cruz

El 12 de noviembre de 1651 nació en México Juana Inés de Abaje y Ramírez de Santillana, conocida posteriormente como Sor Juana Inés de la Cruz. A los tres años quería aprender a escribir; a los ocho ya intentaba obra propia. Sus ojos se posaban sobre el mundo de un modo muy distinto del que empleaban las otras mujeres, y su pluma daba cuenta implacable de esta mirada escandalizando a la acartonada sociedad en que vivía.
A los dieciséis años tomó los hábitos, pero antes había sido esposa de un virrey, y doce clases le habían alcanzado para dominar a su antojo el latín.
El obispo de Puebla le aconsejó que se alejara de las letras profanas y se dedicara por entero a la religión, cuando ella se atrevió a criticar un sermón a un jesuita portugués. Ella le respondió en extensa misiva defendiendo su actitud, pero le obedeció. Entregó su copiosa biblioteca para que fuera vendida, así como sus útiles científicos y sus instrumentos musicales. Cuatro años después, el 17 de abril de 1695 moriría de fiebre, tras contagiarse de las hermanas enfermas a quienes cuidaba.
Monja enamorada, enamorada metida a monja. Sor Juana fue mujer ante todo y se encargó de que nadie ignorase lo que eso significaba.

***
Redondillas

Hombres necios que acusáis
a la mujer, sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis;

si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?

Combatís su resistencia
y luego, con gravedad,
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

Parecer quiere el denuedo
de vuestro parecer loco,
al niño que pone el coco
y luego le tiene miedo.

Queréis, con presunción necia,
hallar a la que buscáis
para prentendida, Thais,
y en la posesión, Lucrecia.

¿Qué humor puede ser más raro
que el que, falto de consejo,
él mismo empaña el espejo
y siente que no esté claro?

Con el favor y el desdén
tenéis condición igual,
quejándoos, si os tratan mal,
burlándoos, si os quieren bien.

Opinión, ninguna gana,
pues la que más se recata,
si no os admite, es ingrata,
y si os admite, es liviana.

Siempre tan necios andáis
que, con desigual nivel,
a una culpáis por cruel
y a otra por fácil culpáis.

¿Pues como ha de estar templada
la que vuestro amor pretende?,
¿si la que es ingrata ofende,
y la que es fácil enfada?

Mas, entre el enfado y la pena
que vuestro gusto refiere,
bien haya la que no os quiere
y quejaos en hora buena.

Dan vuestras amantes penas
a sus libertades alas,
y después de hacerlas malas
las queréis hallar muy buenas.

¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada:
la que cae de rogada,
o el que ruega de caído?

¿O cuál es de más culpar,
aunque cualquiera mal haga;
la que peca por la paga
o el que paga por pecar?

¿Pues, para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
Queredlas cual las hacéis
o hacedlas cual las buscáis.

Dejad de solicitar,
y después, con más razón,
acusaréis la afición
de la que os fuere a rogar.

Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo.

AGENCIA DE COMUNICACIÓN RODOLFO WALSH

Los libros de Daniel Galatro

Los libros de Daniel Galatro
en Lulu.com

Trabaja con dinero mail en tu Blog

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail

TodoAr

artelista

Arte en internet
Arte en internet

Bloxdir

Directorio de blogs

El Aleph

Blogalaxia

Technorati

Add to Technorati Favorites

El Blog del Poeta

El Blog del Poeta
Crónica del viento