Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Google+ Followers

Seguidores

Almas y más almas...

Cargando...

PABLO NERUDA: Así vivió y así contó


Leer las memorias del consagrado escritor Gabriel García Márquez, Vivir para contarla, es meterse en el itinerario de la producción literaria del autor de los celebrados libros Cien años de soledad, El otoño del patriarca, Crónica de una muerte anunciada.
Ahora bien, adentrase en las memorias de aquel poeta que se convirtió casi en una leyenda literaria a partir de sus célebres poemarios Crepusculario, Veinte poemas de amor y una canción desesperada es ir recorriendo una vida marcada a fuego por la pasión de la palabra.
Con un lenguaje que captura al lector, que es el recuento vivo y llameante de amores y desamores, de viajes alumbrados por la causa de su doctrina comunista, Confieso que he vivido no es, por supuesto, un texto más. Si no lo ha leído, le recomiendo su inmediata lectura. Ya verá cómo, instalado frente a sus muchas páginas, cuán plácida y amenamente el tiempo transcurrirá.
Si bien se sabe que el presidente chileno Salvador Allende se había suicidado cuando ocurrió el ataque al Palacio de la Moneda, Pablo Neruda, nunca enterado de que las cosas habían ocurrido de tal manera, tomó la noticia con el dolor y la evocación a quien fuera su gran compañero de causa política. Escribió en un párrafo: “Allende fue asesinado por haber nacionalizado la otra gran riqueza del subsuelo chileno, el cobre. En ambos casos la oligarquía chilena organizó revoluciones sangrientas. En ambos casos los militares hicieron de jauría. Las compañías inglesas en la ocasión de Balmaceda, las norteamericanas en la ocasión de Allende, fomentaron y sufragaron estos movimientos militares. En ambos casos las casas de los presidentes fueron desvalijadas por órdenes de nuestros distinguidos ‘aristócratas’. Los salones de Balmaceda fueron destruidos a hachazos. La casa de Allende, gracias al progreso del mundo, fue bombardeada desde el aire por nuestros heroicos aviadores”.
En su obligada “función” de expulsado y desterrado iba poniendo la planta de los pies en algunos países de Europa. Fue a parar a Italia. Y en Nápoles, en compañía de su compañera inseparable, Matilde Urrutia, empezó a desgranar los versos cargados de pasión y de amor que a ella le debía, para publicarlos anónimamente en 1952. Se lee en sus recuerdos que no pudo asumir la paternidad de Los versos del capitán, que así se llama ese hermoso y cautivante libro, para no lastimar a su esposa, Delia del Carril, de quien estaba separándose luego de dieciocho años de convivencia.
Son particularmente entrañables sus recuerdos en torno a Miguel Hernández, el poeta español que muriera penosamente en una prisión durante la dictadura del general Francisco Franco.
Creo que todo cuanto está escrito en Confieso que he vivido tiene un toque de magia, de historia de una época marcada por las revoluciones, de reflexiones sobre el arte y sus vaguedades como sus profundidades, de celebraciones y de tristezas. No faltan, por supuesto, sus análisis sobre la marcha política que de su Chile lo tenía distanciado físicamente, y las anécdotas, que él las contaba tan bien, pues para eso vino al mundo tal parece Pablo Neruda. Sí, vino para contar, decir, saborear y hacer saborear a los lectores las palabras.
Empieza sus memorias este hombre signado por la poesía de la siguiente manera: “Comenzaré por decir, sobre los días y años de mi infancia, que mi único personaje inolvidable fue la lluvia. La gran lluvia austral que cae como una catarata del Polo, desde los cielos del Cabo de Hornos hasta la frontera. En esta frontera, o Far West de mi patria, nací a la vida, la tierra, a la poesía y a la lluvia”.
25 de Febrero de 2012
Delfina Acosta
ABC digital
Asunción del Paraguay

Los libros de Daniel Galatro

Los libros de Daniel Galatro
en Lulu.com

Trabaja con dinero mail en tu Blog

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail

TodoAr

artelista

Arte en internet
Arte en internet

Bloxdir

Directorio de blogs

El Aleph

Blogalaxia

Technorati

Add to Technorati Favorites

El Blog del Poeta

El Blog del Poeta
Crónica del viento